Carmen Alborch, in memoriam - Pilar Sánchez Vicente
20240
post-template-default,single,single-post,postid-20240,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

Carmen Alborch, in memoriam

Carmen Alborch, in memoriam

El fallecimiento de Carmen Alborch me llena de tristeza. Y no solo porque se nos haya ido una Comadre de Oro…

Tuve la suerte de compartir y departir con ella en 1992, año de grandes fastos entre los cuales estuvo el congreso anual de la IFLA, la Federación Internacional de Bibliotecas, que reunió en Barcelona a más de dos mil bibliotecarias y bibliotecarios provenientes de todos los lugares del mundo.

Ella era Ministra de Cultura y yo, como presidenta de la extinguida AABADOM (Asociación Asturiana de Bibliotecarios, Archiveros, Documentalistas y Museólogos) formaba parte del Comité Organizador.

Era agosto, hacía mucho calor. La cena tuvo lugar en las Reales Atarazanas, luciendo todos los asistentes sus mejores galas: saris, turbantes, yihabs, rastas, trajes típicos… (¿os dije que venían de todas partes, no?)

Las dos nos encontramos: pelirrojas, cariñosas, de buen humor, irónicas, feministas, con nuestros abanicos, un vino en la mano… y tan jóvenes. El evento había resultado un gran éxito y en aquella hora tardía solo nos preocupaban los cerquillos que el sudor -nos caía a chorros en aquel tórrido día-, amenazaban dejar en nuestras galas. Nótese como apretamos ambas los brazos contra el cuerpo y Paloma Portela, la tercera, en el ajo, se parte con nosotras el pecho.

Hicimos risas, muchas risas; nos buscamos para encontrarnos varias veces, éramos como dos crías alegres y encantadas de conocernos, alejadas del protocolo. No se que pudo atraerle de mí para entrar en aquel bucle cómplice, pero siempre que volvimos a vernos fue un reencuentro feliz.

Yo sí se que ví en ella, más allá del cargo, que no soy dada al peloteo: era una mujer fascinante, con una sonrisa en la que cabía el mundo entero.

Fascinante. Explosiva. Sincera. Inteligente. Apasionada. Alegre. Cariñosa. Luminosa. Mágica.

Ese será siempre mi recuerdo.

Y esta foto la llave de su risa eterna, contagiosa.

3 Comentarios
  • Gema
    Publicado a las 17:26h, 24 octubre Responder

    No tuve la suerte de conocerla, pero siempre me transmition una energía muy positiva. Que que le atrajo de ti??? Te hago una lista?? Que grande eres Pilar. Un besin y que Carmen Alborch descanse en paz. 😘

  • Luis Angel García Melero
    Publicado a las 17:56h, 24 octubre Responder

    Allí la conoci. De hecho, el señor que está entre Carmen y tú, soy yo, en mi condicion de vicepresidente de ANABAD. En fin, ha sido una sentida pérdida. No sabía que estuviera enferma

  • Klaus
    Publicado a las 21:45h, 24 octubre Responder

    Siempre me pareció una gran mujer, con una sonrisa que animaba cualquier día malo.
    Y con las ideas muy claras.
    Que tristeza me da su pérdida.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.