Mujeres errantes: genealogía de la memoria - Pilar Sánchez Vicente
20219
post-template-default,single,single-post,postid-20219,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Mujeres errantes: genealogía de la memoria

Mujeres errantes: genealogía de la memoria

Esta sonriente y hermosa mujer que me acompaña es Ida, la hermana de Fredesvinda Sánchez, la Tarabica, y ayer se presentó por sorpresa en Ponga a la presentación de Mujeres Errantes.

La Tarabica y la Mulata fueron las fuentes orales de las que bebió la novela. Mis tías abuelas María y Genara las habían conocido y yo, de su mano, guardaba el recuerdo de aquellas pescaderas de armas tomar, luchadoras, deslenguadas, poderosas…

Lo que nunca había cuadrado es que Ida fuera una Tarabica. Porque yo fui amiga de su hija Victoria en el colegio y recuerdo su casa en el Llano, cerca de la de mi abuela.

Cuando la vi aparecer, los círculos se cerraron. Y entonces comprendí porque Dulce Gallego, a quien tanto quiero y admiro, decía que con mis novelas estaba construyendo genealogía, ascendiéndome a la categoría de “narradora de la conciencia feminista ”

Debemos recuperar la palabra, debemos rescatar la memoria para devolvernos la Historia y encontrar nuestras propias huellas.

Me siento afortunada por contribuir con mi granito de arena desde esta humilde trinchera literaria.

No hay comentarios

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.