Mujeres Errantes: oficios de puerto y playa. - Pilar Sánchez Vicente
19705
post-template-default,single,single-post,postid-19705,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

Mujeres Errantes: oficios de puerto y playa.

Mujeres Errantes: oficios de puerto y playa.

Imagen de la playa de San Lorenzo ( Gijón )

CIMAVILLA, EN ESTE MUNDO NACÍ YO Y ESTOY MUY ORGULLOSA DE ÉL.

Los carretadores o focas.  Empezaban a trabajar a las cinco de la tarde cuando los primeros barcos llegaban a puerto y terminaban a la una de la mañana de sacar el pescado.

El despertador. Ningún marinero tenía reloj, entonces solo lo tenían los ricos, así que a las cuatro de la mañana empezaban a vocear por las calles para que despertaran: “Gelu, a la mar”, “ Segis a la mar”…

También estaban los sayones, bañeros ataviados con sayal de tela negra que sujetaban a los foriatos por las manos mientras se bañaban cobrando una perrona por ello. ¡Nos mexábamos de risa al oír sus gritos cuando les golpeaban las olas!

Y luego estábamos nosotras, las pescaderas ambulantes, las morrongueras.

La Chata (Julia). Mujeres Errantes. Editorial Roca 2018.

No hay comentarios

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.