Mujeres Errantes: oficios de puerto y playa. - Pilar Sánchez Vicente
19705
post-template-default,single,single-post,postid-19705,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Mujeres Errantes: oficios de puerto y playa.

Mujeres Errantes: oficios de puerto y playa.

Imagen de la playa de San Lorenzo ( Gijón )

CIMAVILLA, EN ESTE MUNDO NACÍ YO Y ESTOY MUY ORGULLOSA DE ÉL.

Los carretadores o focas.  Empezaban a trabajar a las cinco de la tarde cuando los primeros barcos llegaban a puerto y terminaban a la una de la mañana de sacar el pescado.

El despertador. Ningún marinero tenía reloj, entonces solo lo tenían los ricos, así que a las cuatro de la mañana empezaban a vocear por las calles para que despertaran: “Gelu, a la mar”, “ Segis a la mar”…

También estaban los sayones, bañeros ataviados con sayal de tela negra que sujetaban a los foriatos por las manos mientras se bañaban cobrando una perrona por ello. ¡Nos mexábamos de risa al oír sus gritos cuando les golpeaban las olas!

Y luego estábamos nosotras, las pescaderas ambulantes, las morrongueras.

La Chata (Julia). Mujeres Errantes. Editorial Roca 2018.

No hay comentarios

Deja tu comentario