Sobre la Prisión Permanente Revisable (PPR) - Pilar Sánchez Vicente
20349
post-template-default,single,single-post,postid-20349,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Sobre la Prisión Permanente Revisable (PPR)

Sobre la Prisión Permanente Revisable (PPR)

Negar la posibilidad de que una persona interna en una prisión pueda reinsertarse en la sociedad implica la violación del artículo 3 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Garantizar la rehabilitación y reinserción de la personas condenadas se recoge de forma explícita el artículo 25.2 de nuestra Constitución.

En ningún país que existe la cadena perpetua ni la pena de muerte ha descendido la criminalidad. Al contrario.

Dicho esto, la PPR existe en nuestro país desde 2015, aprobada únicamente con los votos del PP,  y se recoge en el artículo 140 del Código Penal. Se aplica en casos de magnicidio, terrorismo, reincidencia, asesinato de menores y violencia sexual. Actualmente está vigente a la espera de que el Tribunal Constitucional se pronuncie sobre ella. De mano, por tanto, pedir la PPR es una falacia de bocachanclas, badulaques y mastuerzos. Está plenamente operativa. ¿Ha servido para que no nos maten?

Vamos al caso que nos ocupa con cifras reales (no las oficiales que, de momento, solo computan asesinatos de mujeres en el ámbito doméstico o si mantenían algún tipo de relación con el asesino)

Feminicidios y asesinatos de mujeres (fuente Feminicidios.net)

2014- 104

2015- 113

2016- 105

2017- 99

2018- 96 (y esperemos parar aquí)

Piensa, además, que la PPR se aplica sobre asesinos convictos, confesos y/o reincidentes, no vale por tanto para que no nos maten, ya lo han hecho previamente. Y alguno se suicida después (holii, por qué no lo haces antes, capullo) así que tampoco aplicaría a estos casos.

Y me diréis, yaaaa, ¿pero qué hacer? Y os contestaré, ¿qué tal pensar en vez de escupir?

¿Qué tal ocuparnos de las mujeres vivas y no solo de los asesinos? ¡Hasta en eso tienen prioridad!

Os recuerdo que el Carnet por puntos hizo descender la mortalidad en las carreteras un 60% ergo hay medidas que sí funcionan.

Las que se aplican.

Porque esos que claman sangre y venganza torpedearon la Ley de Violencia de Género, la hicieron inútil al quitarle recursos y están dispuestos a suprimirla porque esto son todo pataletas de feminazis, el hembrismo ataca al hombre blanco, España es un país seguro y las cifras están engordadas.

(Como alguno va a invocar las denuncias falsas, vuelvo a recordar que su  porcentaje es del 0,01%, según la Fiscalía)

Por tanto, actuemos antes de que nos maten tomando medidas contra los violadores y los maltratadores desde que se manifiestan como tales. Contra ellos. No convirtiéndonos nosotras en las únicas culpables de nuestro infortunio por correr solas o salir de fiesta. Mejor incluso, antes de meter miedo, impartir defensa personal y regalar sprays de pimienta.

La Educación en todos los ámbitos, íntimo, familiar y público, es un pilar absolutamente necesario. El primero. Y está desatendido y vilipendiado, no hay más que ver casos como el del programa Skola para la igualdad…

En la adolescencia, cada vez más temprana, además de educación en igualdad y respeto a la diferencia -esa es la clave- hay que abordar el tema de las identidades digitales.

No obstante, la agresión se produce. Entonces nos enfrentamos a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, los jueces y policías, principales sostenedores del sistema patriarcal. Y ese jolgorio de puteros nos victimiza doblemente. 

Si el círculo se rompe por fin, llegamos a las redes de atención, casas de acogida, medidas de protección… que cada vez cuentan con menos recursos y están más expuestas.

Por último están esos casos extremos, de dudosa reinserción y previsiblemente reincidentes en cada permiso carcelario. Ahorraríamos muchas vidas si a estas personas se las sometiera a vigilancia al salir de prisión, a libertad vigilada: pulseras telemáticas, seguimiento electrónico, listados públicos de asesinos y violadores, control por parte de la policía… cualquiera sería más efectiva por preventiva.

Y algunas de estas medidas existen, están contempladas por nuestras leyes, ojo, pero las tienen que imponer los jueces y juezas. Quizá hay que empezar a exigir responsabilidades, más allá de las condenas a posteriori, anticipar el delito en lugar dejar que se produzca y echar las manos a la cabeza después.

Piensa que en este país, esos oportunistas que enarbolan la cadena perpetua y la pena de muerte como arma electoral, en realidad la están pidiendo para ti: rojillo, feminazi, catalufo, homosexual, abortista, inmigrante, tuitera, rapero…

 

 

 

 

No hay comentarios

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.